Una semana carente notificaciones, esta ha resultado mi experiencia

Autor: | Posteado en Aplicaciones Sin comentarios

Una semana carente notificaciones, esta ha resultado mi experiencia

En una época en la que cada ocasión estamos más conectados, he lleno un experimento, decidiendo extender toda interacción con las notificaciones de mi móvil. Esto es lo que he aprendido de mi experiencia.

Vivimos enganchados al móvil, sí

En los últimos días he visto tan unos cuantos provecho comentaban exiguo que ya debería ser una obviedad. Vivimos enganchados al móvil, y la causa más factible es porque estos mismos están diseñados para que vivamos enganchados para ellos.

Mensajes WhatsApp

Este artículo no procura entregar lecciones morales ni ausencia por el estilo. A final de cuentas, si vivimos enganchados al móvil es porque nos gusta, así que no creo que deba considerarse tan exiguo negativo. Al menos, no con cierta medida.

Hay una charla (en inglés) que ya posee un tiempo, inconveniente aún así es demasiado ameno para esos que tengan interés. Merece la pena si le puedes yacer un vistazo.

Ver vídeo

Renunciando a lo mejor de Android

Reconozco que empezar el experimento me ha costado, pese a que ya había vivido aviso de la experiencia. Hace ya un asamblea tuitee encima ello, y es que en mi iPad las notificaciones me parecen tan terribles que acabé optando por terminar con todas ellas. Lo semejante en Windows® 10, que rozan lo lamentable.

Dar el paso en Android-OS me ha canto arreglado más, y el alegato es demasiado simple. Para mi, las notificaciones son lo mejor de Android-OS con diferencia, y deshacerme de exiguo tan precioso y útil, me ha costado. La pericia ha resultado arreglado más dura de lo que me esperaba, ya que al ser estudiante y trabajar en el blog, me es primordial rondar al acierto de cualquier novedad.

En el móvil

Desde hace un asamblea es factible detener las notificaciones de Android. Si te diriges a Ajustes -> Aplicaciones, es factible detener o accionar las notificaciones de cada aplicación. Lo que he realizado ha resultado detener manualmente todas las notificaciones de las App que utilizo. Si me ha aparición alguna notificación más la he desactivado en el acto.

En el wearable

Para mi, el wearable se ha transformado en una herramienta indispensable para realizar seguimiento de mi movimiento diaria, inconveniente también es imprescindible para gestionar las notificaciones. En el asunto de mi Samsung® Gear Sport, lo que he realizado directamente es dejarlo en esta prueba en metodo avión, activándolo por las noches para sincronizar mis ejercicios en Samsung® Health.

Los primeros días, crisis nerviosa

Los primeros días carente notificaciones aire caóticos, inconveniente me sirvieron para darme recuento del enganche que tenía hacia el móvil. Desde el 1º día me di recuento de la cuantía de veces que enciendo la pantalla o miro al horómetro para constatar si tengo notificaciones.

Notas que estás enganchado porque no te parece sensato que a lo largo de la mañana no haigas recibido un únicamente mensaje o enviado electrónico. Abres la aplicación y ahí se hallan cientos de mensajes, esperando para leerte. Muchos compromisos por atender, numerosas respuestas que eran urgentes. Los lunes aire más lunes en el punto aire así de caóticos.

Poco a exiguo te adaptas, y encuentras el término medio

El resto de la semana aprendes la lección y lo que significa no poseer notificaciones. “Si quieres acertar los mensajes, abre manualmente la aplicación”.

Ahí entra el inconveniente número dos, y es que una ocasión sabes que tienes que abrir la aplicación, vuelve la obsesión por poseer la bandeja de llegada limpia. Es inclusive más ineficiente, porque pierdes aún más asamblea para lo mismo. A final de cuentas, para eso existen las notificaciones.

Durante los días he aprendido una valiosa lección, y es a dejar de usar el móvil en los instantes que no debería utilizarlo. Día tras día, he aprendido a regular mejor el utilización que hago para consultar todos los temas pendientes. No es tan si leyera mis mensajes cada indiscutible tiempo, destino adaptarme al tempo de mi vida. Si estoy ocupado, estoy ocupado para acertar mensajes. Si es tan importante, ya te llamarán.

Valora que es lo más importante, y podrás comportarse mejor

Tras las pruebas, he vuelto a accionar las notificaciones, inconveniente no tal y tan las tenía previamente de la experiencia. Lo indiscutible es que me he vuelto demasiado selectivo, y he comenzado a valorar lo que más me importa, lo que merece que alce la vista al horómetro y diga “dejaré lo que estoy realizando para responder”.

Lo 1º de todo, las App de mensajería enteramente silenciadas, a excepción para las personas que sean demasiado importantes para mí. En Telegram ha resultado arreglado sencillo, mientras que en WhatsApp me ha canto un exiguo más (echo en privación una opción para “silenciar íntegramente carencia contactos destacados”).

Evidentemente, los grupos de labor y universidad no están silenciados, pese a que me gustaría que Android-OS tuviese una opción para silenciarlos a lo largo de una franja horaria. De momento, la característica de Android-OS 8.0 Oreo para aplazar notificaciones me ha comenzado a parecer extremadamente útil.

Redes sociales y juegos, afuera notificaciones. Ya decidiré yo en el punto es instante de visualizar los likes o cofres del Clash Royale. Son cosas secundarias. Y el enviado electrónico, pues he accionado el metodo de notificaciones de prioridad de Inbox, mi actual y favorito usuario de enviado electrónico.

Lo indiscutible es que es una pericia que me ha visto visualizar en profundidad los malos hábitos que he alcanzado con mi móvil, y en qué grado asamblea perdía de apariencia ineficiente. Ahora ese asamblea lo apuro en otras tonterías, eso sí.

La llegada Una semana carente notificaciones, esta ha resultado mi experiencia surge 1º en El Androide Libre.

Agrega tu comentario