Este robot-colibrí usa la inteligencia artificial para acudir allí adonde los drones no pueden

Autor: | Posteado en Noticias Sin comentarios

Este robot-colibrí usa la inteligencia artificial para acudir allí adonde los drones no pueden

El colibrí es un animal singular: su anatomía le transforma en el único ser vivo capaz de seleccionar entre volar tan el resto de las aves y hacerlo de apariencia estática, tan flotando, del semejante metodo que los insectos. Esto, Claro® está, dota a este pequeño pájaro americano con una notable versatilidad de movimientos.

Ya en 2011 la Agencia de Proyectos de Investigación Avanzados de Defensa de los EE.UU (DARPA), financió un propósito para inventar un colibrí robótico. El resultado fue una máquina mas pesada que su alusivo animal, con benjamín maniobrabilidad y carente aptitud de vuelo autónomo (esto último, comprensible por la época).

Pero en la Facultad de Ingeniería Mecánica de la Universidad Purdue llevaban años investigando cómo reproducir los patrones de vuelo del colibrí para inventar un pequeño robot volador capaz de explorar espacios angostos, para los que los drones corrientes no están preparados.

El resultado, un robot bautizado tan Flappy, ha resultado fabricado (recurriendo a técnicas de impresión 3D) para imitar a los colibrís en casi todo: tamaño, peso (12 gramos, pese a que han llegado a fabricar una versión disminuida de 1 gr.), envergadura y inclusive la asiduidad de batido de alas. Y, por supuesto, en el movimiento de las mismas (independiente, pues cada una recuento con su acreditado motor).

Pero para esto último, entregado lo complicado de su vuelo, no basta con planificar un máquina sencillo: el robot requiere solicitar a la IA para “aprender” a volar, conocer cómo manejaría un colibrí verdadero dispares circunstancias tan las ráfagas de viento, o cómo girar repentinamente si se topa con una pared… cosa que sus desarrolladores han realizado factible recurriendo al aprendizaje por refuerzo en el interior de un ambiente virtual.

Pero, por demasiado absorbente que pueda ser desarrollar un robot de estas características… ¿cuál es su objetivo? Como decíamos antes, sus facultades de vuelo (que le confieren una notable maniobrabilidad) lo convierten en idóneo para moverse por espacios reducidos, tan podrían ser los de un edificio derrumbado tras un terremoto. También es capaz de transportar en vuelo elementos de inclusive 27 gr (más del doble de su peso).

Es, por tanto, un candidato acabado a robot de búsqueda y rescate. Pero… ¿acaso un dron lo arreglado pequeño no podría hacer esa semejante tarea? No, porque la aerodinámica convencional (esa semejante que sortean los colibríes) decreta un límite a miniaturización de éstos: llegaría un instante en el que el aire que desplazaran no sería harto para soportar su peso.

Y posteriormente hay otra cuestión: los drones, por pequeños que sean, hacen ruido, mientras que el método de vuelo de los colibríes (y de Flappy) es silencioso, lo que abre las puertas a su utilización tan herramienta de vigilancia y/o infiltración.

Más ventajas de Flappy: cada leve roce de sus alas con algún elemento solido de su ambiente genera una corriente eléctrica que el robot es capaz de detectar y localizar, permitiéndole inventar un ‘mapa’ de los alrededores a abatimiento de carecer, por ahora, de sensores de visión.

Vía | Nature World News

También te recomendamos

Ford prueba en una de sus fábricas españolas su 1º robot autónomo: su trabajo será distribuir piezas de repuesto a los empleados

Facebook AI Research crea un método para 'traducir' la voz de un cantante a la de distinto carente alterar la canción

Una universidad empezará a formar científicos para que no realicen experimentos… sino que logren que la IA los haga por ellos


La noticia Este robot-colibrí usa la inteligencia artificial para acudir allí adonde los drones no pueden fue publicada originalmente en Xataka por Marcos Merino .

Agrega tu comentario