Tinder y el apocalipsis del romanticismo

Autor: | Posteado en Aplicaciones Sin comentarios

tinder-SURPRISE

Si hubiera que realizar una lista de App que lo están petando en este momento, Tinder de seguro sería una de las primeras que nos vendría a la cabeza. La aplicación del swipe, del este/a me gusta, este/a no me gusta, y que en estos días se ha visto en el ojo del huracán posteriormente de la publicación de un artículo en Vanity Fair en el que se decía que la gente usa Tinder para fo… sexo casual -¡Pero qué me estás contando Vanity Fair!-.

Si hay un astronauta que no conoce Tinder -o alguien emparejado que no requiere de estas cosas y tal-, se trata de una aplicación que posibilita realizar contactos. Te va mostrando perfiles de gente, fotos, básicamente y un pequeño texto, y tú arrastras hacia la izquierda a los que no te gustan y a la derecha los que sí. Cuando hay coincidencia, se puede empezar a chatear.

Tinder no es la única aplicación de contactos ni es la primera: Badoo, Happn, Plenty of fish, Adopta a un tío… el smartphone(teléfono inteligente) se ha transformado en la plataforma idoneo para este persona de aplicaciones, ya que posibilita geolocalizarte, lo llevas íntegramente el aniversario además con lo que no tienes que abandonarse a la noche para responder los mensajes y encaramar fotos al instante es sencillísimo. Pero Tinder sí que ha logrado poco que otras App similares no, y eso es acudir al gran público y en un rato realizando swipe es fácil que te aparezca gente conocida, unos cuantos que jamás hubieras pensado que usarían este persona de servicios.

Que no, que Tinder además es para casarse

tinder-android

La aplicación está claramente dirigida, al carencia en un 1º momento, a que te fijes en el atractivo físico de los demás usuarios, es demasiado visual, y no exhibe numerosos mas datos mas allí del nombre, edad y distancia a la que se encuentra. Algo que, en principio, parece mas indicado para terminar arrugando las sábanas que frente un altar, y eso no es necesariamente malo, al final y al cabo, la primera impresión constantemente es a través de los ojos y el interés por retozar un rato carente mas grandes ataduras (excepto a quien le vaya el bondage, claro) ha existido constantemente y en entreambos géneros, pese a que los hombres constantemente hayamos estado mas dispuestos a ello.

Sin bloqueo el artículo de Vanity Fair parece que no sentó demasiado don a la compañía, que entró en una especie de estado berseker en el que defendía a capa, espada y misilazo limpio  que no, que en Tinder la gente buscaba “relaciones significativas”, sea lo que sea que signifique eso.

 

Incluso, en un arrebato de fina ironía casi británica, el Community Manager se dirigió directamente a la publicación asegurando que el sexo casual se inventó en 2012, año en el que Tinder fue lanzada.

Además, se dirigió a la autora del artículo para donarle lecciones de periodismo, recriminándole que no se pusiera en contacto con ellos para poseer su versión -cosa que tal ocasión tampoco hubiera estado de más-.

Libertad sexual allí adonde no hay libertad

Además, Tinder se erigió tan adalid de la libertad sexual, al recordar que reconocimiento a la aplicación, en países tan China o Corea del Norte, adonde Facebook está prohibido, se puede conocer gente nueva, y recordó el artículo de una periodista encima cómo Tinder permitía encontrar pareja adonde ser homosexual está prohibido -una cometido espléndida, por distinto lado-.

Además, parece que tampoco sentó demasiado don la publicación de un estudio que aseguraba que el 30% de los usuarios de la alambrada están casados, asegurando que el referencia verdadero era del 1,7%.

Es dificultoso conocer inclusive qué acierto en Tinder desean proyectar esa representación o si verdaderamente se creen su acreditado rollo, inconveniente lo indiscutible es que la pericia de la gran gran gran gran mayoría de usuarios lo utilizan para rollos puntuales. No se puede generalizar, tampoco, una amiga que conoció a su novio a través de esta aplicación y hará unas semanas una chica me explicaba que un match de Tinder le había adagio que él buscaba una concordancia seria, y que en el punto ella le contestó que, en principio, no era lo que ella buscaba, él la eliminó a quemarropa.

En Tinder se puede descubrir de todo, desde amistad inclusive contactos laborales -sí, lo digo completamente en serio-, inconveniente lo indiscutible es que la gran gran gran gran mayoría de citas acaban con una despedida o en la cama, y escasas veces salen de ahí poco que deja arreglado Claro® que busca la gran gran gran gran mayoría de la gente.

Tinder y lo que surja

hqdefault

Habrá excepciones, inconveniente la gran gran gran gran mayoría de hombres viene a Tinder guiados por su brújula fálica, otra cosa es que sepan disimularlo (muchos ni se molestan, por lo que me han contado). Y las mujeres tampoco es poco enormemente distinto. y aunque en numerosos casos entren en Tinder buscando “conocer gente y, bueno, ya observaremos que pasa” al final tampoco le hacen ascos a un rato de desenfreno carente complicaciones.

Y eso se hará singularmente patente en una ciudad turística tan Barcelona, adonde es usual descubrir guiris buscando alguien que les enseñe la ciudad, y en el punto digo “que les enseñe la ciudad” ya sabéis a qué deseamos decir. Hace unos días topé con un perfil que rezaba “en Barcelona una noche y sola en la habitación del hotel”. No hará privación expresar ausencia más.

Tinder no haría achaque de ingresar lo que es, que no es contagiado en absoluto. Vanity Fair posiblemente exagerara al puntuar la aplicación tan “el amanecer del apocalipsis de las citas”, ya que al final y al cabo el impulso por la reproducción está ahí desde el principio de la evolución, la única desacuerdo es que previamente estábamos limitados a gente que conocíamos en nuestros círculos sociales y en este momento tenemos toda la ciudad, comarca o planeta al capacidad de nuestro bolsillo. Si es que tienes matches, claro, eso es otra historia.

Vía Vanity Fair | Wired

La llegada Tinder y el apocalipsis del romanticismo surge 1º en El Androide Libre.


Agrega tu comentario