La industria española de videojuegos está sumida en una burbuja

Autor: | Posteado en Aplicaciones Sin comentarios

La industria española de videojuegos está sumida en una burbuja

Puede parecer un titular fuerte, inconveniente es la cruda realidad. La industria española del videojuego posee demasiadas sombras, y se sustenta en un triunfalismo del que se debería huir.

Los videojuegos ya ocupan una aviso primordial de nuestro aniversario a día. Ya sea con unas partidas en una consola u ordenador, ya sea con acaecer el rato con un juego para móviles, todos jugamos a videojuegos de una apariencia u otra. Y la industria de los videojuegos, ante este panorama, no hará mas que crecer.

Y eso afirma el ‘Libro blanquecino del ampliación castellano de videojuegos’, un informe que publica la Asociación Española de Empresas Productoras y Desarrolladoras de Videojuegos y Software de Entretenimiento (DEV por sus siglas, para no quedarnos carente aire). El informe afirma que en 2015 existían 480 empresas de videojuegos, un 20% mas que en 2014. Pero, tan podemos leer en EFE Futuro, esta cifra es falsa y pertenece a una burbuja.

La industria del videojuego castellano vive en una burbuja

La industria española de videojuegos está sumida en una burbuja

“Si hay 400 estudios, puede que cada año se abran 200 o 300 que suplan a los que van cerrando”

Antonio Santo, coordinador del festival Games Industry Forum, es tajante. “El videojuego posee un serio inconveniente en España: vivimos en una burbuja”. El inconveniente no es que la industria esté mal, el inconveniente es que no tenemos industria. Si un desarrollador de videojuegos pierde su labor en un estudio, no posee nadie distinto al que mandar su curriculum. No existe ninguna idiosincrasia de tejido industrial.

Jon Cortázar (Relevo Videogames) y Arturo Monedero (Delirium Studios), ponen en entredicho las cifras del ‘libro blanco’. “Si hay 400 estudios, puede que cada año se abran 200 o 300 que suplan a los que van cerrando”. El estudio no desacuerdo entre los estudios recién creados y los estudios que consiguen aguantar mas de 2 años abiertos. Y, según Cortázar, esto se pasivo a que en España se le pone demasiada relevancia al ampliación creativo.

Además de la privación de mentalidad comercial, otro gran inconveniente es el triunfalismo. Muchos insisten en que la industria va don porque tenemos “mucho talento creativo” o que “nos va mucho bien”. Destaca la privación de profesionalización del sector, y visión innovadora.

Existen afables juegos (y apps) españoles, inconveniente esa no es la cuestión

Existen afables juegos (y apps) españoles, inconveniente esa no es la cuestión

Pero ojo, existen videojuegos (y aplicaciones) españoles, y mucho buenas. Hasta Google® Play posee harto ajuar para realizar una sección de App y juegos españoles. Cannon Land, Train Crisis, Respawnables, NBA General Manager… existen numerosos casos de afables videojuegos nacidos en España.

El inconveniente es que le ponemos mucho énfasis a la creatividad, inconveniente no acierto a la viabilidad del negocio. Podemos poseer un Ferrari, inconveniente no va a correr si no le echas gasolina. Tiene que existir un buen ciclo de financiación, publicación y marketing. Si todas estas condiciones se diesen, podrían crearse grandes videojuegos en España. Juegos que dejasen huella, y que fuesen revolucionarios.

Pero, al no existir, los estudios españoles suelen ser pequeños. Y están dominados por el ampliación de unos cuantos juegos en un periodo mucho corto de tiempo. Una tendencia a la que han contribuido los juegos para móviles, que requieren de carencia ampliación en comparación. Según Cortázar, “he oído a gente expresar que el ‘Candy Crush’ es una mierda que está rompiendo los videojuegos. Ya querría yo haberlo hecho”.

Hay que fundar la industria, desde cero

Ambos fundadores consideran crucial que existan casos de éxito que hagan de remolcador. Cortázar avisa de que “un sector abultado no puede rondar sustentado en la compromiso ‘indie’”. Tenemos que quitarnos la idea de la cabeza de que los videojuegos aire un propósito aparte al que yacer horas muertas.

Y el gobierno pasivo apoyar esta industria, y no con subvenciones: incentivar la contratación y bajar impuestos es un buen sendero a seguir. Lo indiscutible es que hay que fundar esta industria desde cero.

La llegada La industria española de videojuegos está sumida en una burbuja surge 1º en El Androide Libre.

Agrega tu comentario