La era del ‘Internet de las emociones’: el aniversario en el que las máquinas nos entenderán

Autor: | Posteado en Aplicaciones Sin comentarios

wearables

“Lunes y vuelta al curro – Me siento perezoso” o “Paellita en Denia en benévola compañía – Me siento genial”. Más de indiscutible de los que estáis leyendo estas líneas habéis usado en mas de un ocasión la cometido de Facebook que te posibilita expresar tus sentimientos. Pero, ¿sí en lugar de poseer que indicarlo, la tecnología detectase tu estado de ánimo? Actualmente los wearables escrutan algunas partes esenciales de nuestra biometría: la asiduidad cardiaca, el pulso o el gasto de calorías, entre otros tantos aspecto. Sin embargo, hay quien cree que en los próximos años estos dispositivos serán capaces de detectar emociones humanas específicas.

Algo que, en combinación con las redes y plataformas sociales, entregara lugar a lo que unos cuantos han llamado ‘Internet de las emociones’. Esto no aire simples planes encima el papel que pueden quedar aparcados en el riqueza de un cajón. Por ejemplo, Microsoft -en concreto, su división Microsoft Research- ha diseñado un prototipo de pañuelo que emplea sensores para discernir el estado de ánimo del cliente y que este conozca reconocimiento al bluetooth los estados de ánimo de los demás.

La start-up Spire ha desarrollado un pequeño sensor que puede ser enganchado a un tirante de un sujetador o un cinturón y mesurar de esta apariencia el altitud de estrés. Otra empresa, Afecctiva, ha recopilado miles y miles de datos de expresiones faciales espontáneas, utilizando datos para generar una principios de datos que sirva para la creación de estos dispositivos.

‘Internet de las emociones’: unos cuantos experimentos

tres-pulseras

Estas investigaciones se engloban en el interior de la observación evaluacion afectiva, que examina formas de inventar máquinas capaces de detectar y, sobretodo, responder a las emociones humanas. Para ello, tan en asunto que acabamos que explicar, es indispensable que los investigadores acumulen un gran número de registros estudiando patrones de voz, expresiones faciales, gestos del cuerpo conciliador o reacciones fisiológicas a estímulos concretos.

Aunque peli tan ‘Her’ dibujan un escenario demasiado futurista, lo indiscutible es que parece que estamos verdaderamente mas cerca de lo que pensamos de esta tecnología. El reto clave es acaparar un consenso encima lo que significa rondar ‘feliz’, ‘triste’, ‘enojado’… Al fin numerosas de las apps que hoy en dia están laborando con eso poseen dispares criterios.

Definir aquellos conceptos posibilitaría meter parámetros acordes en un ordenador para inventar interactuaciones con precisión.

Algunos experimentos

xiaomi mi band cuero pulsera 6

Imaginate una pulsera cuantificadora que detecte lo feliz y don que te sientes posteriormente de un entrenamiento intenso o los remordimientos posteriormente de unos cuantos días de juerga. Y en este momento que los provecho sociales aire poco presente en nuestro aniversario a día, no parece descabellado que una ocasión que sabemos lo que sentimos con una precisión casi completa, lo vamos a flanquear con alguien.

Sería poco de este modo tan lo de Facebook, inconveniente llevado a un mas reciente nivel. Si podemos entender mejor lo que nos motiva psicológicamente, podemos instruirse formas de optimizar nuestros estados emocionales. Un arquetipo rudimentario sería el de 2 artistas de la Universidad de Carnegie Mellon, que instalaron a unos cuantos estudiantes del campus medidores de ritmo cardiaco.

Al equivalente que el pañuelo que previamente mencionábamos, a través de Bluetooth, se recibe la info de la andoba con la que interactuar sabiendo si te pone ansioso, nervioso o excitado. Con el asamblea se puede hacer un seguimiento -muy rudimentario- de cómo una andoba influye en tu ritmo cardiaco, que te hará sentir y si vuestra concordancia es sana o no.

El ‘Internet de las emociones’ en el trabajo

wearables

Esto no únicamente es aplicable a las relaciones personales. Imaginaos el trabajo. Se acabaron las sonrisas falsas. Que si no aguantas a las ‘Pili y Mili’ de turno y te pones cardíaco pues la pulserita de turno te delatará. También habría que visualizar las limitaciones en lo que se refiere a protección de datos, inconveniente que por sentir no quede.

Un estudio llevado a cabo por Csikzentmihaldy -con quien colaboró Hitachi- se encontraron que las personas eran mas felices en el acierto se encontraban plenamente comprometidos con una actividad. Imagine un aparato que puede apoyar a determinar qué cometidos de labor crean lo que el investigador llamó “estado de flujo”. La compañía ya ha entregado apariencia a un pequeño medidor basado en los parámetros biométricos que Csikzentmihaldy definió para acudir a ese acierto de este modo tan otros postulados similares

Realmente, arquetipos tan estos nos hacen deducir que estamos mas cerca de un ‘Internet de las emociones’. En este caso, la tecnología y el alteración de paradigma que atravesamos es tan fundamental tan la transformación de la mentalidad humana para ingresar que una máquina sea verdaderamente capaz de decirnos que cosas nos pueden apoyar a ser mas felices…y que tambien acierte.

La llegada La era del ‘Internet de las emociones’: el aniversario en el que las máquinas nos entenderán surge 1º en El Androide Libre.


Agrega tu comentario