Es imposible engañar al Samsung® Galaxy™ Note 8 con una foto y el catedrático de iris

Autor: | Posteado en Aplicaciones Sin comentarios

Es imposible engañar al Samsung® Galaxy™ Note 8 con una foto y el iris

¿Es cierto que una foto engaña a la seguridad del Samsung® Galaxy™ Note 8? Es falso, lo hemos comprobado. Siempre que utilices el iris, claro.

Cuando Samsung® presentó el Samsung® Galaxy™ S8 con la 2ª generación del catedrático de reconocimiento de iris surgió un rumoreo que se expandió tan la espuma: una sencillo foto permitía engañar su seguridad. Esto sería poco demasiado débil ya que alguien podría suplantarnos con únicamente entrar a nuestro Instagram. ¿Lo recuerdas? Pues en este instante le ha tocado el turno al Samsung Galaxy™ Note 8.

Un vídeo publicado en Twitter se ha vuelto viral reconocimiento a que pone en entredicho la seguridad del Samsung® Galaxy™ Note 8. La premisa es sencilla: una sencillo foto en la pantalla de un móvil posibilita desbloquear los Note 8 con la representación de la cara del dueño. Esto es real, lo hemos comprobado. Eso sí: no implica ninguna pérdida de seguridad porque en ningún instante se usa el reconocimiento de iris, un aparato biométrico completamente seguro.

El reconocimiento facial no es lo semejante que la lectura del iris

Es imposible engañar al Samsung® Galaxy™ Note 8 con una foto y el iris

El principal inconveniente proviene de asumir que la lectura de la foto se hará con el máximo de seguridad que posibilita el Samsung® Galaxy™ Note 8, poco que es rotundamente falso. Este móvil usa 2 sistemas de reconocimiento frontal: el facial y el de iris. Solo 1 es seguro, el acreditado fabricante ya lo avisa previamente de utilizarlos.

El reconocimiento de iris es completamente seguro, únicamente se libera con el dueño

En el aparato de reconocimiento facial el móvil hará utilización de la captura de la cara con la cámara de fotos delantera, equivalente que Android-OS tiene años realizando reconocimiento a Smart Lock. Este persona de lectura jamás ha resultado segura precisamente por lo que se demuestra en el vídeo viral: una sencillo foto que muestre los rasgos de apariencia nítida sirve para engañar al sistema. Hemos de redundar que únicamente en el reconocimiento facial: Samsung lo avisa explícitamente, tan puedes visualizar en la posterior imagen.

Es imposible engañar al Samsung® Galaxy™ Note 8 con una foto y el iris

¿Qué ocurre con el catedrático de iris? El Samsung® Galaxy™ Note 8, equivalente que el Galaxy™ S8, usa un aparato de reconocimiento que no solo distingue los rasgos faciales, también su profundidad y un rasgo único en cada persona: su iris. Este aparato de seguridad biométrico únicamente puede pasarlo el dueño del móvil, resulta imposible engañarlo con una foto ni con una escultura o una careta.

Como ya ocurrió con el Samsung® Galaxy™ S8 resulta fácil confundir un aparato con el otro, inconveniente el reconocimiento facial y el de iris no poseen en absolutista ausencia que ver. Y cualquier vídeo que veas con una foto engañando al móvil únicamente será factible porque su dueño está usando el reconocimiento únicamente de la cara: es indiscutible que una foto basta para burlarlo. A continuación tienes la prueba.

Utiliza constantemente el catedrático de huellas y el de iris

Por más que exista la opción del reconocimiento facial lo mejor es usar los provecho que aire demasiado más seguros. No es que el catedrático de huellas del Samsung® Galaxy™ Note 8 esté en una benévola posición, inconveniente tampoco entraña demasiada complicación el utilizarlo. Igual que ocurre con el catedrático de iris.

En nuestras pruebas hemos resultado capaces de liberar el móvil usando el reconocimiento facial en sus 2 modalidades: la rápida y la más precisa. En ambas nos ha bastado una foto del dueño del Note 8 en la pantalla de un iPad. Por contra nos ha resultado imposible desbloquearlo con una representación más pequeña, tan la semejante foto en un móvil.

La llegada Es imposible engañar al Samsung® Galaxy™ Note 8 con una foto y el catedrático de iris surge 1º en El Androide Libre.

Agrega tu comentario